La oscuridad que conoces, de Amy Engel

Sinopsis:

En una empobrecida zona de los montes Ozark, en Misuri, en un pueblo pequeño con grandes secretos, dos niñas de doce años aparecen asesinadas. Sin nada que perder y rota de dolor, Eve Taggert se lanza a averiguar qué le ocurrió realmente a su hija.

Eve conoce el lado oscuro de la vida. Su propia madre se encargó de enseñárselo. Una dura lección que ella ha tratado desesperadamente de evitar a su pequeña Junie. Pero, contra todos sus instintos, quizá Eve necesite recurrir a la cruel fortaleza que le inculcó su madre para afrontar la verdad sobre el crimen... y sobre su auténtica naturaleza. Una historia poderosay afilada sobre lazos familiares, sobre mujeres que luchan en circunstancias extremas.Y sobre cómo incluso los lugares más oscuros y aterradores pueden ofrecerte el refugio del hogar.


Reseña:

La oscuridad que conoces se descubre como una novela convertida en un buen ejercicio narrativo donde la autora hace una fotografía del dolor en cada página y mientras que avanza la lectura casi pasa a un segundo plano la resolución de un doble caso de asesinado infringido a dos niñas de apenas 12 años para que vaya ganando importancia la estructura psicológica creada a través de un puñado de personajes en un lugar con su propia y particular idiosincrasia.


Nos encontramos ante una historia de vínculos familiares y de como la educación recibida, por mucho que nos empeñemos o por mucho que después reneguemos de ella y queramos obviar que sin duda es la base de nuestra personalidad, estará presente en nuestros actos más importantes. Una historia de mujeres fuertes y aparentemente opuestas que sin embargo y pese a la distancia emocional que las separa no podrán dejar de ser madre e hija cuando la realidad las enfrente ante un hecho trascendente para ambas.


Desde las primeras páginas, con un capítulo titulado “El final” hasta las últimas en el llamado “El principio” se despliega ante nosotros una novela dura, triste y desgarradora que no te dejará hasta que no te haya sacudido por completo. Una historia también de una madre coraje a la que no detendrá nada ni nadie, en la que los afectos familiares y también en mayor medida, los desafectos, esos que marcaron una infancia en la que los malos tratos o la indiferencia eran el denominador común no serán impedimento para que la verdad salga a la luz. Aunque duela más que el silencio.


Si la historia y la forma de narrarla es el principal logro de esta novela hay que sumar que la autora juega perfectamente con la ambientación y la localización haciendo que esos bosques de la zona de Misuri donde abundan los bosques y los lagos adquiera aquí una importancia especial para la trama. 


A pesar de que toda la fuerza de la novela reside en la parte más psicológica de sus personajes no deja de ser un thriller, o más un domestic noir, en el que la protagonista tratará de esclarecer que pasó para que su hija y su amiga fuesen encontradas muertas en un parque. Ella como madre no descansará hasta que el culpable sea detenido, aunque para ello tenga que volver a sus orígenes.


Con capítulos cortos escritos en primera persona en la voz de la protagonista, salvo los de inicio y final que ya he comentado, con una prosa sencilla y equilibrada en la que no hay concesiones a la monotonía, con unos giros que sorprenden a la vez que suman en fuerza y misterio a una trama bien estructurada y que desembocan en un final fuerte y sobre todo acorde a lo que hemos ido descubriendo a lo largo de casi 300 páginas.


Sin duda La oscuridad que conoces es un libro interesante y sobre todo diferente a tantos thrillers que últimamente hay en las librerías, por la trama y sobre todo por los personajes y la carga emocional que son capaces de transmitir.


La autora:


Amy Engel es una autora estadounidense nacida en Kansas que, con tres años, se mudó a Irán con su familia. Tiempo después volverían a su tierra natal para establecerse allí. Engel cursó Inglés en la Universidad de Kansas, estudios tras los cuales se trasladó a Washington D.C. para seguir formándose, esta vez en Derecho en la Universidad de Georgetown.

Diez fueron los años que ejerció como abogada criminalista y, tras formar una familia, decidió abandonar su carrera y dedicarse a la crianza de sus hijos y a la escritura.


Después de debutar con The Book of Ivy, vieron la luz otras novelas como The Revolution of Ivy, su continuación, The Roanoke Girls y The Familiar Dark, esta siendo la primera en traducirse al castellano bajo el título La oscuridad que conoces.

Entradas destacadas
Entradas recientes