El Gran Rojo, de Benito Olmo

Sinopsis

Mascarell es el tipo al que recurres cuando no te queda otra salida. Acostumbrado a moverse por el barrio rojo, las narcosalas y algunos de los tugurios más apestosos de Frankfurt, su fama de resolutivo le ha proporcionado una sólida reputación como detective de casos perdidos. Sin embargo, un mal día se verá obligado a hacer frente a un encargo más extraño de lo habitual y demasiado bien remunerado para ser legal.

Su camino se cruzará con el de Ayla, una adolescente empeñada en averiguar la verdad tras la muerte de su hermano y en esclarecer los turbios asuntos en los que se vio envuelto antes de morir.

La investigación los llevará a rondar algunos de los lugares menos recomendables de la ciudad y los colocará en el punto de mira del Gran Rojo, la organización que habita a la sombra de los rascacielos y que no tiene piedad con quien se inmiscuye en sus negocios.

Reseña

Escribir sobre una ciudad nueva, que el autor anda conociendo al mismo tiempo, suele representar un triple salto sin red, máxime si tenemos en cuenta que también se ha cambiado al portor que se halla al otro lado del trapecio, y uno no sabe muy bien si la nueva figura va a responder con la misma fiabilidad con lo que lo hacía la figura anterior (y es que Bianquetti era mucho Bianquetti).

Benito Olmo, que suele ser un autor valiente, se propuso este reto, tenía ante sí la ciudad de Frankfurt y para ella creó un detective algo demediado, Mascarell, que es posiblemente lo más opuesto a su personaje anterior, pero que en cambio ha aprendido a moverse por la ciudad alemana, si no como un pez en el agua, tópico manidísimo que no le cuadra al autor gaditano, sí como un experta rata en su cloaca, lo cual le permite seguir sobreviviendo a pesar de los vaivenes y de algunos casos bastante poco recomendables.

Y si hablamos de algo poco recomendable, ahí están ciertos barrios de la ciudad alemana que el propio Benito ha pateado, narcosalas y territorios más que fronterizos, en los que la supervivencia de cotiza a precios muy elevados, y una organización cuya sola mención provoca terror entre los miembros del lumpen, El Gran Rojo. Ese ambiente es el que aguarda tanto a Mascarell como a Ayla, la otra protagonista de la novela, empeñada en averiguar las razones de la muerte de su hermano mientras nuestro detective ha de intentar encontrar a otro joven desaparecido.

Con capítulos intercalados y llenos de dinamismo, encontramos también alternancias de voces narrativas, personal y subjetiva la primera persona de Mascarell, objetiva y distante la tercera persona con la que entra Ayla, pero contundentes ambas tanto para hablar de una ciudad hostil como para mostrarnos el mundo de la droga, la prostitución o el chantaje preparado para disparar hacia las grandes alturas empresariales.

De ahí que hablemos de esos aires clásicos mencionados en el título de la reseña, porque aunque ya llevamos recorrido un buen trecho del siglo XXI, hay estilos, y sombras, y delitos, y hasta personajes, que siguen homenajeando a lo que fue la novela negra, y Mascarell es una buena prueba de ello: derrotado, rechazado por la propia vida, condenado a sobrevivir en una ciudad que desconocía, orgulloso, lenguaraz, desenamorado, apto para recibir alguna paliza que otra… Un ejemplo que, salvo por no excederse demasiado con la actividad alcohólica, encajaría como un guante en las novelas norteamericanas del pasado siglo.

Pero dejando ya a un lado los detalles, Benito Olmo se ha marcado una novela con cuerpo, con buqué de caldo ya consagrado, internacional, y sin despreciar tema alguno, ya se dará cuenta el lector cuando se vaya acercando a su final. En suma, un giro notable que ojalá tenga continuidad en otras entregas.



El autor:

BENITO OLMO (Cádiz, 1980) es autor de varias novelas, entre las que destacan La maniobra de la tortuga, La tragedia del girasol y las audioseries Desajuste de cuentas y Wonderland. Sus obras han resultado finalistas del III Premio Santa Cruz, el I Premio Negra y Mortal, el III Premio Cartagena Negra a la mejor novela publicada en 2018 y el Tormo Negro-Masfarné 2019, entre otros. Se han vendido los derechos para la adaptación cinematográfica de La maniobra de la tortuga, que llegará a los cines en 2022. En la actualidad reside en Frankfurt am Main.


©Reseña: Antonio Parra Sanz, 2021. Publicada anteriormente en Solo Novela Negra

Entradas destacadas
Entradas recientes