La maniobra de la tortuga, de Benito Olmo

Nueva reseña de la mano de nuestro colaborador @sirmactres, en esta ocasión de la novela de Benito Olmo, La maniobra de la tortuga.

Tuve el placer de conocer a Benito Olmo durante las jornadas de novela Cartagena Negra y de traerme a casa su último libro, La tragedia del girasol, estampado con una firma y un saludo además de unos buenos ratos de conversación y alguna que otra cerveza. Pero antes de adentrarme en esta novela he querido conocer el primer caso del inspector Manuel Bianquetti. Ciertas cosas desde el principio son mejores.


Sinopsis:

Empujado por el infortunio, el irreverente inspector Manuel Bianquetti se ve obligado a aceptar un traslado forzoso a la comisaría de Cádiz, un destino previsiblemente tranquilo que se verá alterado con el hallazgo del cadáver de una joven de dieciséis años. Una muerte violenta que le traerá reminiscencias de un pasado del que no logra desprenderse.

A pesar de la oposición de sus superiores, el inspector Bianquetti emprenderá una cruzada solitaria para atrapar al culpable siguiendo el rastro de unas evidencias que podrían no existir más allá de su imaginación. La realidad se va oscureciendo en la medida en la que el lector va devorando páginas al tiempo que participa junto al protagonista en la investigación de un caso cada vez más turbio y escabroso.


Reseña:

UN TIPO GRANDE Y FUMADOR EN UN OPEL KADETT

La maniobra de la tortuga es una novela al más puro estilo negro: asesinato, detective e investigación. En este caso el Inspector de policía M. Bianquetti, un tipo que mide algo más de dos metros enfundado en un carácter duro y curtido, irreverente y solitario, casi de vuelta de todo, fumador empedernido y eternamente contrariado por esa ley antitabaco que le deja pocos lugares donde hacerlo, tratará por cuenta propia de esclarecer un caso de asesinato. Pero aparte de ser una novela policíaca es también una novela con un importante poso de denuncia social, de los malos tratos y la violencia machista, esa violencia que lamentablemente está al orden del día, que cada año mata cientos de mujeres, habla también de los depredadores sexuales que las tratan como meros enseres de usar a su antojo y tirar después y habla de corrupción policial, del acomodamiento en las instituciones, del mirar para otro lado si el beneficio es generoso y sirve sobre todo para engrosar la cuenta corriente. Pero por si esto no bastara es también una historia de segundas oportunidades, de cicatrizar heridas y salir a flote cuando todo parece perdido.


Benito Olmo sabe mantener un ritmo constante durante toda la novela, sin altibajos, alternando dos tramas que nos llevaran finalmente a un único lugar cerrando filas. Es fácil visualizar Cádiz acompañando a Bianquetti metido en ese Opel Kadett que se pasea por la novela como un personaje más mientras descubres esta ciudad “en la que puedes ir a cualquier sitio andando”.


Capítulos cortos que agilizan la lectura, la trama se desarrolla en un único fin de semana en la ciudad de Cádiz, donde Bianquetti decide iniciar por su cuenta la investigación del asesinato de una chica cuando quienes deberían hacerlo, sus compañeros de comisaría, se conforman con lo que a primera vista parece el camino evidente y fácil sin dedicar demasiado interés en el caso. Este ir contracorriente le va a deparar más de un quebradero de cabeza y lo va a situar en la cuerda floja jugándose su puesto, además de llevarse algún que otro puñetazo.


Con una estructura bien construida, la novela avanza a buen ritmo mientras vamos conociendo en pequeñas dosis la personalidad del inspector, con algunas escenas memorables (¿Quién no ha querido tener delante a su jefe y poder decirle cuatro verdades?) y una buena carga de intriga que junto a unos giros colocados en el momento justo harán que sea un libro de los que te atrapan desde el principio.


Es en definitiva un buen libro, recomendable su lectura si quieres leer algo escrito de manera inteligente, ágil y bien elaborado que seguro te va a dejar con ganas de más Bianquetti, al que por cierto pronto veremos en la gran pantalla, ya que esta historia se va a convertir en una película.

El autor:

Benito Olmo (Cádiz, 1980) es escritor y guionista. Es autor de las novelas Caraballo (2007) y Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011), ambas autoeditadas. Fue finalista del I Premio de novela negra La Trama / Aragón Negro.

En 2016 publicó La maniobra de la tortuga (Ed. Suma de Letras), una novela policiaca ambientada en Cádiz que resultó finalista del III Premio Santa Cruz a la Mejor Novela Negra publicada en 2016. Se han vendido los derechos para realizar la adaptación cinematográfica de esta obra, que empezará a rodarse en los próximos meses, y ya va por la tercera edición.


Su última novela es La tragedia del girasol.

Benito Olmo ha participado como ponente en los festivales de novela negra Tenerife Noir, Getafe Negro, Granada Noir y Valencia Negra, entre muchos otros. Es experto en novela negra y escritura creativa y ha impartido varias conferencias sobre estos temas. También ha participado en encuentros en colegios e institutos para incentivar la lectura.

Entradas destacadas
Entradas recientes