A balazo limpio: Estela Chocarro responde a nuestro cuestionario-

- ¿Qué tiene la novela negra para haber llegado hasta el favoritismo de los lectores?

Vivimos una época de saturación de noticias, la mayoría dramáticas y morbosas, pero los medios de comunicación tan solo nos dan un titular, nos quedamos sin saber por qué, cómo, qué llevó al protagonista a esa situación, qué fue de las personas implicadas, víctimas o verdugos. Eso nos lo da la Novela Negra. La curiosidad humana y el morbo son infinitos.


- ¿No correremos el riesgo de saturarnos todos y agotar el género?

Creo que hay oferta suficiente en el mercado para que el lector pueda saltar de un género a otro y disfrutar. Ceñirse a un solo tipo de lectura es una limitación sin sentido. Por otro lado, también los autores de negra se mueven dentro y fuera de los límites tradicionales del género. Las fronteras son cada vez más finas y surgen variantes muy interesantes para explorar y disfrutar.


- ¿Usted se sintió desde siempre atraída por este género?

Yo siempre me he sentido atraída por el misterio. El modo de abordar un mismo hecho, un misterio, da como resultado una novela de suspense, una novela negra, un thriller, una novela de terror…


- Ahora que han pasado algunas décadas de expansión, ¿se atrevería a valorar la evolución que ha tenido el género en España?

Creo que el género ha evolucionado mucho desde el policiaco más clásico hasta ahora. Sigue habiendo novelas de procedimiento, pero hay multitud de obras que transgreden las normas del género, que exploran otros formatos, otros modos de abordar una investigación o de reflejar las alambicadas redes que rodean el mundo del crimen. Esto sucede en España de igual modo que en el resto del mundo. El género evoluciona al mismo ritmo que la sociedad.


- Elija a un personaje y a un autor del género a quienes les hubiese gustado conocer.

Aunque parezca un tópico, hubiese querido conocer a Agatha Christie porque creo que tenemos algo en común: ese convencimiento de que el mal puede habitar en cualquier persona y en cualquier lugar. El vecino de al lado o quien se sienta a tu lado en un tren puede ser un frío asesino. Miss Marple me resulta un personaje muy atractivo con el que hubiese tomado el té de las cuatro tan a gusto hablando sobre la vida en los pueblos, los personajes que ahí se esconden, la parte oscura del alma humana.


- ¿Y qué le ha traído a participar en estas jornadas, qué espera de Cartagena Negra? Nos han dicho que es reincidente…

Disfruté mucho la primera vez que vine a Cartagena Negra. Me gustó la ciudad y el festival me encantó. Sois gente magnífica a la que estoy deseando volver a ver.


- ¿Cuáles son sus armas y métodos preferidos a la hora de matar?

Las armas blancas me resultan las más adecuadas para el tipo de personajes que aparecen en mis novelas: en su mayoría gente corriente que no tiene acceso a pistolas automáticas ni nada parecido. También me sirve una cuerda, o las propias manos.


- Ahora una complicada: elija algún personaje real para quitar de en medio y justifique el crimen, claro.

Creo que nadie echaría de menos a cierto presidente americano que nunca debió ser elegido y que no está haciendo nada positivo ni para su país ni para el resto del mundo. Como soy una buena persona, lo quitaría de en medio mandándolo a un crucero perpetuo por el mar Caribe ;-)


¿Cómo podemos valorar el papel de la mujer en la novela negra actual?

Tradicionalmente, la mujer ha vivido relegada al papel de ama de casa, educadora y cuidadora. Esto es muy diferente hoy en día, y aunque queda camino por recorrer, la mujer está en un plano de igualdad en la mayoría de los sectores económicos así como en la vida cultural. En la novela negra hay una importante presencia femenina que se explica en parte por el hecho de que hay muchas más mujeres lectoras que hombres y, aquí me tiro a la piscina, creo que tenemos una mente compleja que encaja muy bien con este tipo de historias.


- Usted ha completado ya una trilogía con Rebeca Turumbay, ¿seguiremos disfrutando de ella pronto?

Esto es una primicia: mi siguiente libro es una historia independiente con personajes nuevos, pero estoy segura de que tarde o temprano volveremos a verla en acción.


- ¿Cómo han recibido los lectores al personaje y las tres novelas?

Rebeca Turumbay, al igual que el resto de personajes, ha ido evolucionando a lo largo de las tres entregas, es algo lógico. También las historias han evolucionado y creo que yo misma como escritora. Espero continuar en esa línea y seguir ganándome la confianza de los lectores.


- Sabemos que Rebeca no es profesional de la investigación, ¿alguna vez ha tenido tentaciones de escribir con algún protagonista que fuera de las fuerzas del orden?

La verdad es que no. En alguna ocasión he valorado esa posibilidad pero automáticamente mi mente la desecha. Hay demasiadas limitaciones, muchas barreras en torno a un profesional del orden y eso me coarta. Prefiero que mis personajes sean completamente libres para hacer el bien o el mal según les dicte su propia conciencia. Aunque bien pensado, igual un policía corrupto o fuera de la ley sea un gran personaje. ¡Tal vez me anime! Sin embargo, me viene a la mente Jim Thompson y pienso que, una vez más, cualquier cosa que se nos ocurra ya se ha hecho antes.


- Ofrézcale algún consejo al lector de novela negra.

Los límites de la novela negra son difusos. No dejes de explorar.

Entradas destacadas
Entradas recientes