25 novelas (o más) para disfrutar de Cartagena Negra

En septiembre la ciudad de Cartagena se convertirá de nuevo, y van cuatro, en la ciudad de la novela negra.

26 escritores participaran en estas jornadas, algunos lo harán en calidad de moderadores de las mesas redondas (Manuel Marlasca, Pedro Martí) y habrá quien se atreva con su reciente faceta de monologuista (Víctor Mirete). El resto lo harán como escritores de novela de género negro, policiaco o de misterio. Algunos ya consagrados como Lorenzo Silva y otros recién llegados a esta faceta como Daniel Fopiani o Camino Díaz.

En cualquier caso todos ellos traen a este evento un repertorio mas que apetecible de novelas en las que vamos a encontrar historias llenas de personajes, situaciones, sentimientos y sensaciones que nos han hecho (y harán) pasar momentos irrepetibles en esta pasión por la lectura. Os dejamos una pequeña guía con las últimas novelas que cada autor trae bajo el brazo.


1.- Ojo de pez, Antonio Ruiz Munuera.

Ojo de pez. Antonio Ruiz Munuera

Novela policiaca en la que se entrelaza la ficción y la realidad, y cuyo argumento se desarrolla alrededor del desastre medioambiental que supuso la colmatación de la bahía de Portmán (La Unión, Murcia), causada por los continuos vertidos al Mediterráneo que realizaba la "Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya". El relato denuncia la herida causada al mar que baña la región y la vergüenza que supone que, transcurridos treinta años desde la paralización de los vertidos, la llaga todavía permanezca abierta. Con una narrativa ágil y atrayente, con personajes muy bien marcados y enteramente verosímiles y con buenas dosis de humor negro, el autor nos traslada a la década de los años ochenta del pasado siglo, adoptando la personalidad de Lucas Daireh, Inspector de la Brigada de Homicidios de la Policía Nacional, al que le es asignada la investigación de la muerte de una joven, cuyo cadáver aparece sobre la arena de una playa.


2.- Inspector Solo, David Jiménez El Tito.

Inspector Solo. David Jiménez El Tito

Despertar en el interior de su coche, frente al edificio de Sasha, sin recordar cómo ha llegado hasta allí, y descubrir que la han asesinado, solo será el comienzo de una vorágine autodestructiva que alcanzará su cénit cuando Marcial compruebe que Zoe lo ha traicionado. Pero ¿por qué no recuerda nada de esa noche? ¿Cómo gestionar una investigación en la que las evidencias se empeñan en convertirlo a él en el principal sospechoso? Estos interrogantes sumirán la existencia de Marcial Lisón en una ingobernable zozobra en la que estabilizar su vida y demostrar su inocencia se convertirán en su verdadera obsesión


3.- Asuntos propios, Jesús Zaplana. Narra la historia de Ugarte, un personaje que tras cinco años de exilio americano regresa a Cartagena. De nuevo en la ciudad portuaria, deberá

Asuntos propios. Jesús Zaplana

enfrentarse a varios personajes de su biografía que, tras décadas ocultos entre sombras, reaparecerán para dinamitar su equilibrio. Entre estos destacan su hermana Palmira, Beppo Tirivolo, alias Il Dottore, un peligroso compañero de presidio vinculado a la Ndrangueta calabresa y, especialmente, un turbio sujeto que podría convertirse en su próxima víctima: José Antonio Ramírez de Lerma, el fiscal que habría de cambiar para siempre el destino de Ugarte. Acostumbrado a moverse en el alambre, el sicario deberá resolver previamente varios dilemas internos. Toda una trama con la fuerza de una narración en primera persona y un protagonista a ratos atormentado y siempre cínico y carismático

4.- La paradoja del bibliotecario ciego, Ana Ballabriga y David Zaplana. Confianza y engaño, fidelidad y traición, amor y abuso.

Poco imaginaba Camilo, escritor de novela negra de gran éxito aunque de escasa altura literaria, que el hallazgo de una llave escondida dentro de una pistola que perteneció a su padre iba a desatar una serie de acontecimientos que revelarían secretos de sus seres más cercanos y de sí mismo. Poco a poco, los miembros de su familia se adentran en un laberinto infernal del que no saben escapar... acaso porque no existe salida.

En esta novela negra, coral y no exenta de crítica social, los personajes se ven envueltos en una espiral imparable de violencia en la que cada uno se muestra como víctima y verdugo, donde el claroscuro del alma humana aflora con todo su esplendor y muestra también su faceta más oscura.


5.- Dos cuarenta y nueve, Antonio Parra .

Sobre las noches de Cartagena se cierne la sombra de un justiciero dispuesto a liberar a los impíos de sus pecados con el mayor de los castigos. Tres personas se verán envueltas en un ambiente opresivo y asfixiante: Elisa Montes, locutora de radio en un programa de madrugada; Alonso Marquina, un inspector de policia arrasado por las sombras familiares; Marcos Galván, un joven mensajero lector insomne de la Bíblia. Las vidas de los tres se verán entrelazadas por el destino y la voluntad justiciera de un pertubado que anuncia sus crímenes en "La sonrisa de la luna", el programa de Elisa. Detrás de cada muerte no hay relación aparente, salvo el delirio de quien se cree elegido por la divinidad para condenar los pecados de los demás. Con cada crimen, con cada conversación radiofónica, afloran ante los lectores los fantasmas que estos tres personajes guardan en lo más profundo de su conciencia, justo allí donde creemos que están más a salvo de miradas indiscretas.


6.- Lejos del corazón, Lorenzo Silva.

Un joven de veinticinco años, con antecedentes por delitos informáticos, desaparece en la zona del Campo de Gibraltar. Hay testigos que aseguran haber visto cómo un grupo de hombres lo abordaban en plena calle y lo metían a la fuerza en un coche. Poco después de su desaparición, se reclama por él un abultado rescate en efectivo, que los suyos abonan sin rechistar. Desde entonces, no se vuelve a saber de él, lo que hace pensar que han acabado con su vida.

Tres días después de la desaparición, el subteniente Bevilacqua y la sargento Chamorro reciben el encargo de tratar de esclarecer lo ocurrido. Viajan para ello al Estrecho, donde se encuentran con un microcosmos en el que las leyes son relativas, el dinero negro corre a raudales y su blanqueo es una necesidad cotidiana. Un lugar lejos del corazón de todo donde nada es de nadie y todo puede tomarse, donde nadie mira y nadie ve, y donde, en fin, cualquier cosa es posible.


7.- Flor seca, Graziella Moreno.

El descubrimiento del cadáver de una mujer cubierto con pétalos de lavanda y la cara destrozada por una brutal paliza, será el detonante que sacará a la luz un caso de corrupción en el Cuerpo de Policía Nacional. Sofía, la juez que deberá encargarse del caso, está cada vez más deseosa de dar un paso adelante en su vida profesional y personal, pero esta investigación junto a los Mossos d’Esquadra le inculcará muchas dudas, incluso sobre su amigo Rivas, el policía nacional al que se le encarga una misión muy especial a fin de averiguar quién mueve los hilos de la trama corrupta y que lo llevará al límite.Toda investigación conlleva dificultades, pero para Anna y Víctor, dos jóvenes mossos d’esquadra, esta será un particular rompecabezas difícil de resolver y no exento de peligros; cuando distintos cuerpos sospechan unos de otros, surgen muchos recelos. Planeando sobre todos ellos, la sombra de los que se aprovechan de las debilidades humanas para conseguir dinero y poder. Nadie está a salvo, todo el mundo tiene un precio y este es, a menudo, demasiado alto.


8.- La fractura del reloj de arena, Clara Peñalver.

El nuevo caso de Ada Levy llega en el peor momento. Acaba de terminar la relación con el hombre que creía el amor de su vida, y, por si fuera poco, una de sus mejores amigas sufre de cáncer cerebral. Ada se siente obligada a pedir ayuda a la última persona a la que desearía ver: su padre, reconocido oncólogo y el hombre que la maltrató en su niñez.

Ante esta desalentadora situación, la detective casi no tiene fuerzas para investigar la desaparición del cadáver del prestigioso abogado Fernando Castellano. Sus hijos ilegítimos, apremiados por realizar las pruebas de ADN que confirmen la paternidad, quieren cerrar el asunto cuanto antes. Sin embargo, un paquete de remitente anónimo se convertirá en la clave para desentrañar un escabroso entresijo de intrigas familiares que llevará a Ada más allá de sus límites.


9.- Una historia del 11 M que no va a gustar a nadie, Manuel Marlasca.

¿Cuáles fueron los graves errores policiales, judiciales y políticos que propiciaron la matanza del 11-M? ¿Qué se esconde detrás de la mente de los terroristas, muchos de ellos integrados completamente en la sociedad española? ¿Está cambiando el modo de actuar de los integristas? ¿Es ahora España objetivo de Al Qaeda incluso más que los días previos al 11-M? ¿Qué intereses hay detrás de las teorías de la conspiración?Los periodistas Manuel Marlasca y Luis Rendueles responden a estas y otras muchas cuestiones en este libro excepcional, resultado de un gran trabajo de investigación. Además, desvelan informaciones inéditas y sorprendentes sobre los personajes que protagonizaron la matanza y sobre las terribles vivencias de varias mujeres españolas casadas con integristas asesinos y que en la actualidad viven en países árabes. Un libro revelador, que desgraciadamente no es de ficción, sobre uno de los hechos que más han conmovido a la sociedad española.


10.-Te daré un beso antes de morir, Estela Chocarro.

Ha pasado más de un año del desenlace de Nadie ha muerto en la catedral. Rebeca Turumbay no ha vuelto a ponerse en contacto con sus amigos de Cárcar y se ha refugiado en Florencia, donde estudia restauración de arte renacentista. Por su parte, Víctor Yoldi se ha trasladado a Pamplona para trabajar en el Diario de Navarra. Cuando se le presenta la oportunidad de escribir un artículo sobre la cárcel recién inaugurada, aprovecha para visitar a Jonás Sádaba, que sigue en prisión desde la muerte de su madre, y para llevarle recuerdos de todo Cárcar. Jonás está preocupado, ya que Massimo, su compañero de celda, un hombre muy respetado en la prisión que había pasado casi veinte años encarcelado por el asesinato del hijo de su antiguo jefe, se suicidó hace poco. Pero Jonás tiene motivos para sospechar que en realidad lo mataron. Víctor inicia sus propias pesquisas para ver qué hay detrás de estos hechos y se verá implicado, junto a Rebeca, en el asesinato del jefe de esta, Hugo Castells. Víctor y Rebeca tendrán que emprender una peligrosa investigación que puede costarles la vida.


11.- Vino y pólvora, Susana Martín Gijón.

Un magnate del vino aparece asesinado en su despacho. Una niña rumana perteneciente a una comunidad de inmigrantes que trabajan para la víctima en la vendimia desaparece sin dejar rastro. Ante estas noticias, la oficial Annika Kaunda se ve obligada a interrumpir sus idílicas vacaciones en Nápoles y regresar a España apresuradamente para ayudar en la resolución del caso. Su familia decide permanecer en Italia unos días más. Bruno ha descubierto una pista sobre su pasado que no piensa abandonar hasta llegar al fondo del asunto. ¿Murió su padre del modo que siempre le contaron? ¿Quién es en realidad su enigmático tío Giacomo y qué vínculos le unen a la Camorra?




12.- La carcoma, Daniel Fopiani.

Un escritor en horas bajas es incapaz de escribir nada decente. El éxito comercial de su última novela parece haberle arrastrado hasta un bucle de inseguridad que lo mantiene bloqueado ante la página en blanco. Se obliga a tomar unas vacaciones y aislarse durante un tiempo en la Sierra de Cádiz, un retiro espiritual donde olvidarse de la presión de la editorial, de las facturas sin pagar y de las llamadas telefónicas constantes. Con el paso de los días descubre que, en la cabaña donde se aloja, aparece un nuevo número pintado en la pared cada mañana. Una cuenta atrás sin explicación aparente que termina sumiéndolo en la mayor de las obsesiones. Es probable que su vida corra peligro y el tiempo apremia. Los números no perdonan. Una crisis creativa, un cambio de escena, sucesos misteriosos, muerte, amor y reconciliación con uno mismo. Todo ello con un sabor profundamente rural y gaditano, contado con una narrativa fresca, ágil y sin tapujos. Estos son rasgos distintivos de Fopiani que lo hacen destacar dentro del género con toques ligeramente underground. La Carcoma es un pueblo, pero también una metáfora.

13.- Un hombre tranquilo, Miguel Ángel Rodríguez Chuliá.

Con un argumento entrelazado e inteligente en el que el lector sabrá, desde el primer momento, quién es el asesino pero no la víctima, conociendo explícitamente los protocolos de actuación de los servicios de inteligencia de nuestro país. Una vez haya pasado la última página, aquel que se haya inmiscuido en ellas no volverá a dar su número de DNI en la fila del supermercado si se le ha olvidado la tarjeta de socio, no aceptará una sonrisa como muestra de amistad y rechazará un apretón de manos como símbolo de paz. Quizá, detrás de esos gestos inocuos, se oculte la oscuridad de Un hombre tranquilo.





14.- No pronunciarás el nombre de Dios en vano, Camino Díaz.

Amanda Giménez ha sido policía durante quince años pero tras una intervención en la que mata a un hombre, es expulsada del cuerpo. Tras una ardua rehabilitación, cree haber salido del pozo. Un día, cuando parece haber recobrado cierta paz, recibe la visita de su tío, el cura franciscano, hermano de su madre. Este parece encontrarse en un estado mental alterado y le confía algunos secretos del archivo secreto del vaticano.


15.- Las lágrimas de Claire Jones, Berna González Harbour.

La comisaria María Ruiz se encuentra desterrada en una de las provincias españolas más tristes para una investigadora criminal. En Soria el último suceso irresuelto del que se tiene noticia ocurrió en 1954, cuando una mujer que presuntamente asesinó a su marido con matarratas desapareció para siempre.

De estar viva, tendría 101 años. Desde que la destinaron a Soria, sacándola de la fiebre de Madrid, la comisaria Ruiz viaja todos los fines de semana a Ávila, donde acompaña en su trance entre la vida y la muerte a su compañero Tomás, que está en coma. Su viejo amigo, el comisario Carlos, finalmente ha conseguido convencerla para que un fin de semana se airee y vaya a visitarlo a Santander. Pero lo que tenían que ser un par de días de tranquilidad se convierte en el mejor incentivo para la comisaria Ruiz. El nuevo caso que Carlos tiene entre manos arranca con un coche abandonado en la zona del puerto. En el maletero, una chica muerta, y en el asiento del copiloto, un ejemplar del periódico The Times con fecha del 15 de octubre de 1998 y una noticia recortada. A estas pistas tendrá que enfrentarse una comisaria a quien el caso no le pertenece, pero que ella sí que necesita para no perder la cabeza y volver a sentirse realmente en activo y cercana a la realidad que mejor la define.


16.- Primavera cruel, Luis Roso.

Segundo caso del inspector Ernesto Trevejo. La serie de género noir de Luis Roso que es al mismo tiempo un adictivo thriller y una mirada nueva sobre los años más duros del franquismo. En el Madrid de los años cincuenta el inspector Ernesto Trevejo recibe el encargo de enfrentarse a un caso muy difícil: un hombre armado ha aparecido muerto en El Pardo, muy cerca del palacio donde reside Franco.

¿Se trata de un terrorista? ¿Un loco? ¿Puede ser una amenaza real?

Una trama policíaca impecable que es, al mismo tiempo, un retrato fiel y alejado de los tópicos de la sociedad de la época. De la mano de un protagonista a la altura de los grandes del género, Luis Roso mantiene al lector literalmente pegado a las páginas de esta novela.




17.- La japonesa calva, Jesús Tíscar.

En el extrarradio de aquella España de 2016 gobernada en funciones, la joven Kazumi Kuriwako explota lucrativamente elextraordinario poder de sus manos realizando masajes terapéuticos y eróticos en su domicilio; un guardia civil uniformado, armado y llamado Franco Baena se ajuma de amargura y ron blanco en el café-bar Ozáez; la atractiva e irreemplazable Cobriza Pemberton contrata a un hacker feo e impostor que le saque de las dudas que alberga sobre la verdadera importancia de sus cuernos; una choni trastornada por una imaginación absurda recibe el wásap de un adolescente trepanado, muerto y abandonado junto a la mitad de un kayak y un psicópata criminal completamente inepto y de aspecto lolailo sueña con salir en los telediarios como el asesino en serie más famoso de su barrio…Las vidas y acciones de estos seres, entre otros, convergerán al cabo de dos hilos narrativos, a veces amargos, a veces disparatados, a veces muy duros, entre los cuales deambula con sus piernas castigadas Luciana Crespillo, que es una señora de esasque temen a los perros grandes y a los pasos de aire y que, una noche y por casualidad, conocerá a la japonesa calva en un kebab pringoso y se verá envuelta en la pesadilla más entretenida de su desgraciada vida.


18.- La tragedia del girasol, Benito Olmo.

Suspendido de empleo y sueldo, el exinspector de policía Manuel Bianquetti se ve obligado a malvender sus servicios como investigador privado hasta que recibe un encargo aparentemente sencillo: proteger a un importante empresario durante su estancia en la ciudad.

Sin embargo, lo que parece un trabajo rutinario desembocará en un reguero de muertes que obligará a Bianquetti a dar rienda suelta a su instinto de investigador para sobrevivir, llevándole a descubrir que, a menudo, el sol que más calienta también es el que más quema.









19.-Donde lloran los demonios, Pedro Martí

. El inspector César Giralt disfruta de una felicidad que le había sido negada desde el cruel asesinato de su hermana a manos del encerrador siete años atrás. Pero cuando la vida por fin le muestra su lado más amable, la sombra de sus peores miedos regresa a Barcelona de la mano del invierno más frío de los últimos años. El cadáver de una chica llega a la misma playa en la que apareció, en idénticas circunstancias, una de las víctimas del Encerrador.

¿Es posible que se trate de un imitador? ¿O acaso el asesino de Eva ha vuelto de entre los muertos? Ayudado por su equipo, el inspector Giralt emprenderá una última travesía por los recovecos de su pasado para descubrir qué tipo de persona es en realidad antes de afrontar un último baile con el mismísimo diablo.





20.- Nunca es tarde, Jerónimo Tristante.

Nunca es tarde es una novela negra, ambientada en el pirineo aragonés, donde la misteriosa desaparición de unas jóvenes parece repetir la investigación sobre unos crímenes que sucedieron en 1973. Un entorno paradisiaco también puede ser el escenario de un crimen horrendo.

21.-La novia ahorcada en el país del viento, Rafael Jiménez.
Una historia de amor y de muerte en un pueblo fronterizo. Portbou, 1990. Una joven aparece ahorcada en un árbol. Lleva un vestido blanco, como de novia, y nadie sabe quién es. La investigación confirma que se trata de un suicidio, aunque no logran identificar a la víctima.

Veinticinco años después, el inspector Garibaldi descubre el caso. A pesar del tiempo transcurrido, decide trasladarse a Portbou para investigar qué sucedió. Pero allí topa con entramados muy poderosos de tráfico de drogas, trata de blancas y corrupción política que no le pondrán las cosas fáciles. Garibaldi sabe que se juega la vida, pero, aun así, está decidido a indagar hasta el final.


22.- Ya no quedan junglas a donde regresar, Carlos Augusto Casas. Un viejo apodado «El Gentleman» espera semana tras semana la llegada del jueves. Es el día en el que verá a Olga, una joven prostituta que despliega sus encantos de saldo en la calle Montera. Pero al viejo no le interesa el sexo. Durante el tiempo que pasan juntos, ambos abandonan las pequeñas mezquindades de sus respectivas vidas para convertirse en otra mujer y otro hombre. Irreales y hermosos, como los sueños. Un día Olga es brutalmente asesinada. Cuatro abogados son los sospechosos de haber cometido el crimen y

el viejo decide que ya está harto de que la vida le arrebate todo lo que ama. Ya no le queda nada, sólo la venganza. Comienza a hacer planes para matarlos uno por uno. El hombre más peligroso es aquel que no tiene nada que perder… porque ya lo ha perdido todo.

23.- Dieciocho meses y un día, Paz Castelló. Dieciocho meses y un día es el tiempo que Sabina Lamer, una afamada pintora afincada en Peñíscola, lleva encerrada en el ático donde vive. Sufre de una grave agorafobia, fruto del estrés postraumático que desarrolló tras ser la única testigo del asesinato de su mejor amiga, en plena calle, a manos de su ex marido. Desde aquel momento, Sabina es incapaz de cruzar el umbral de la puerta de su casa, que también es su estudio, desde donde contempla el mar y las calles del casco antiguo de Peñíscola, ciudad que eligió para desarrollar su carrera profesional. Está convencida de que cuando el asesino de su amiga, en prisión provisional a la espera de juicio, esté encerrado para siempre, será capaz de superar su angustia y podrá salir de casa, por fin, para volver a pintar el mar Mediterráneo que tanto ama y retomar su tranquila vida en aquel paraíso de la costa mediterránea.

Sin embargo, el presunto asesino queda en libertad y Sabina enloquece aún más entre las cuatro paredes de su estudio. A partir de ese momento, la obsesiva y recurrente idea de Sabina, es la de hacer justicia, desamparada como se siente por el sistema judicial, buscando la forma de vengar la muerte de su amiga, con la dificultad añadida de no poder salir de casa. Para conseguirlo tendrá que enfrentarse a sí misma, a sus miedos, y a los condicionamientos que su encierro le plantean, convirtiendo su claustrofóbica vida en un medio para escapar de sí misma.


24.- Ella lo sabe, Lorena Franco. La rutina de Andrea, una escritora de thrillers traumatizada por un horrible suceso del pasado y un matrimonio que está a punto de romperse, se ve interrumpida por la inesperada llegada de su cuñado. Víctor es un tipo silencioso y extraño del que no sabe nada.

Su manía de fisgonear a través de la ventana de la cocina la vida de sus vecinos, la llevará a descubrir que una madrugada estival cualquiera, en la calle de la urbanización en la que vive y donde nunca pasa nada, su vecina María se sube en el coche de su cuñado. Él vuelve pero María no.

data:image/gif;base64,R0lGODlhAQABAPABAP///wAAACH5BAEKAAAALAAAAAABAAEAAAICRAEAOw==

25.- La ira de los mansos, Víctor Mirete. Imagina por un instante que sin saber por qué, entras en estado de coma y sin que nadie se dé cuenta, puedes escuchar todo lo que dicen de ti tus allegados, familiares y médicos mientras estás postrado en la cama del box 5 de la UCI de un hospital cualquiera de una ciudad cualquiera. Imagina que, de repente, empiezas a descubrir, a través de esos cariñosos seres que te rodean, la parte más oculta, rocambolesca, manipulada y desgraciada de tu vida. Imagina la ira que podrías acumular sin poder hacer nada para remediarlo.

Si imaginas eso, entrarás en la mente de Lázaro al leer este thriller psicológico deslenguado, descarado, ácido, crítico, morboso, surrealista y satírico. Leer esta novela supondrá darte cuenta de que somos tan vulnerables como depredadores y de lo complicado que es decir la verdad cuando sabes que alguien te está escuchando.

Entradas destacadas
Entradas recientes