A balazo limpio: Rafael Jiménez se enfrenta a nuestro cuestionario.

¿Qué tiene la novela negra para haber llegado hasta el favoritismo de los lectores?

Tras décadas de considerarla literatura de segunda categoría, la calidad de las obras de los últimos años y la relevancia de sus autores y el repunte de la novela negra nórdica (la figura de Stieg Larsson para mi es básica) han venido a demostrar que lo que el lector quiere es fundamentalmente sentirse atrapado por un libro..., qué mejor que una novela de intriga que además refleja fielmente la sociedad de cada momento.


- ¿No correremos el riesgo de saturarnos todos y agotar el género?

Ese es un riesgo que siempre está presente. Y no solo en la literatura. Y por ende, no solo en la novela negra. Quizá haya demasiadas... con el riego de pérdida de calidad...


- ¿Usted se sintió desde siempre atraído por este género?

La verdad es que sí. No olvide que soy inspector de la policía..., de alguna manera lo llevo muy dentro..., el delito, las víctimas, todos los ingredientes de una novela negra los he vivido.


- Ahora que han pasado algunas décadas de expansión, ¿se atrevería a valorar la evolución que ha tenido el género en España?

Después del gran Vázquez Montalbán (algo olvidado por desgracia) ha habido una más que interesante irrupción de autores que han seguido su estela, aunque pocos han aportado algo nuevo a Pepe Carvalho o al inspector Méndez de González Ledesma, echo de menos algún detective más emblemático, un nuevo héroe, en una palabra.


- Elija a un personaje y a un autor del género a quienes les hubiese gustado conocer.

Pepe Carvalho y Vázquez Montalbán.


- ¿Y qué le ha traído a participar en estas jornadas, qué espera de Cartagena Negra?

Pues la amable invitación de la organización, espero poder aportar mis conocimientos acerca de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual que es el argumento (de triste actualidad) de mi última novela La novia ahorcada en el país del viento.


- ¿Cuáles son sus armas y métodos preferidos a la hora de matar?

Pues, quizás el más insospechado. Inducir a alguien a que él mismo se quite de en medio, el suicidio provocado es de difícil investigación.


- Ahora una complicada: elija algún personaje real para quitar de en medio y justifique el crimen, claro.

Bufff..., un complot de los servicios secretos americanos para acabar con su Presidente. ¿El motivo? Interés nacional, sin duda.


- ¿Cómo podemos valorar el papel de la mujer en la novela negra actual?

Como en el resto de actividades culturales. Hacen falta más. Calidad sobra. Es un terreno más en el que se requiere mayor paridad.


- Dicen por ahí que el inspector Garibaldi anda a medio camino entre lo literario y lo autobiográfico, ¿es así?

Pues… ¡¡¡ay, Garibaldi!!! Sinceramente... Sí. Está a caballo entre mi imaginación y mis vivencias. En una palabra, cuadra mucho con mi manera de entender la vida.


- Con La novia ahorcada en el país del viento cierra la Trilogía del odio: terrorismo, religión, violencia hacia los más débiles…, ¿tan cruda es nuestra realidad?

No le quepa duda. La realidad, y no soy pesimista por naturaleza, es muy dura. Se están perdiendo muchos valores (no vale todo) y la rapidez de evolución del mundo virtual está superando la capacidad de adaptación del ser humano. No obstante hay cuestiones que no han cambiado a lo largo de la historia. Matar en nombre de un territorio o en nombre de un Dios es tristemente habitual en la historia de la humanidad. Soy de los que piensan que si un día se acaba la vida en la Tierra será por diversos motivos pero estoy seguro de que habrá uno presente: el odio entre los seres humanos. Por una u otra razón, cosa que no ocurre con los animales...


- ¿Hasta qué punto la depredación sexual está superando a cualquier trama de ficción?

Tenga en cuenta que los delitos relativos al sexo producen más ganancias económicas a los proxenetas que el tráfico de drogas, con eso está todo dicho. Y sin embargo a mi juicio no está adecuadamente legislado, al menos en la mayoría de países occidentales.


- Ofrézcale algún consejo al lector de novela negra.

Olvídese de todo. Tome su libro, póngase cómodo. Céntrese en la realidad que le expone el libro y siéntase protagonista de la historia.


Entradas destacadas
Entradas recientes