Reseña de las novelas finalistas al I premio Icue Negro

Leyendo a Tolstoi hasta arriba de ansiolíticos, estaba Lola Oporto cuando con La voz rota inició un Juego de mentes…


Leyendo a Tolstoi hasta arriba de ansiolíticos.

Es muy difícil justificar a un asesino y más si éste es en serie (serial). Señalo esto porque Manuel Fernández ha desarrollado una historia en la que el narrador es un personaje muy peculiar, un psicópata de manual qué al ir narrando su vida y sus crímenes, lo hace de tal manera, que está uno dispuesto a darle la razón y a pensar que, en la misma situación, haríamos lo mismo.

No conocía al autor, pero he de confesar que desde ya me declaro seguidor incondicional suyo. Tiene una forma de narrar que me ha cautivado desde la primera página. Un relato plasmado con una prosa muy clara, sin dobleces y directa… un lenguaje muy límpido que no deja nada a la imaginación, todo está delante del lector, lo cual es muy de agradecer…


Manuel Fernández, en lo profesional, es un empleado de cierta empresa del sector financiero; en lo literario, un lector, sino perspicaz o inteligente, al menos muy esforzado. Y como escritor, decir que comenzó a publicar en la red, opiniones sobre literatura, cine y música hará unos tres o cuatro años. Aquellas, sus primeras publicaciones, parecía que gozaban de cierta aceptación por parte del público y se animó, por tanto, con algunos relatos. A partir de ahí, estaba poco menos que cantado que acabaría escribiendo novelas. Y eso hizo, intentando plasmar en ellas el mejor lenguaje del que fue capaz, a la par que deseando entretener e los lectores.


Lola Oporto.


No es muy frecuente que en la novela negra la protagonista sea una mujer, por eso es de agradecer a José Antonio Sau que en Lola Oporto sea una expolicía, metida a detective, quien lleve todo el peso de la trama.

Es un personaje femenino con mucha fuerza, mucho carácter y que pocas cosas le echan para atrás. Situada la trama en la provincia de Málaga… y en la propia Málaga, fundamentalmente, nos trae a la memoria al partido gilista, el GIL, el caso Malaya y tantos casos de corrupción de aquella época y que, por desgracia, sigue en activo en muchos sitios.

De manera clara y trepidante Lola Oporto es la crónica del ascenso y batacazo de un hombre, Emilio Lupiáñez, que fue lo máximo en su trabajo y qué por la ambición de otro, Jacinto Villa de Losa, lo perdió todo -incluida mujer e hija-…


José Antonio Sau. Es escritor y periodista. Nació en Málaga el 26 de agosto de 1980. Actualmente, desde hace catorce años, trabaja como redactor de Política Municipal de La Opinión de Málaga, diario del grupo Prensa Ibérica. En este mismo rotativo, durante once años, desempeñó las labores de redactor de Tribunales. Además, ha pasado por otros dos periódicos y una revista y colabora con diferentes medios de comunicación audiovisuales y radiofónicos. Por su labor periodística, que se prolonga ya en el tiempo diecisiete años, ha obtenido el V Premio Ciudad de Málaga de Periodismo y el I Premio de Difusión de la Mediación Judicial en Andalucía.


La voz rota.


Para ser su primera obra en este mundillo, ha pergeñado una historia genial, bien estructurada y mejor desarrollada… escritura precisa, manejando datos y personajes con gran habilidad. Si esta historia la hubiese desarrollado un escritor de los llamados “consagrados” la pondríamos por las nubes y estoy seguro que se la disputarían las editoriales… cosa que no ha ocurrido con La voz rota, por eso tengo que felicitar a ‘Editorial Elvira’ por su publicación.


Alicia Borrás. No es fácil describir a todas las Alicias que conforman su vida. Es una mujer apasionada, sensible, cercana, muy observadora, emocional, madre, amable, miedosa y con un punto seductor que le acerca a niños y adultos con facilidad. Le encanta leer, escribir, el cine, el teatro y su trabajo. Le gusta hablar con la gente, abrazarla y sonreír y, también, le gusta cocinar y comer. Es pacífica y trata de evitar conflictos. Algunas veces querría esconderse para pasar desapercibida y otras en cambio adora salir al escenario y que le aplaudan. Pero, sobre todo, quiere querer y que le quieran.


Juego de mentes.

Cuando Emma inicia la investigación, aparecen personajes de todo tipo y pelaje… cualquiera de ellos podría tener una razón para asesinar a Francisco Ramón: su hijo, su nuera, el ama de llaves, un vecino, su amigo íntimo, un paciente, su superior en el periódico en el que colaboraba.

Lectura dinámica, con un ritmo vertiginoso que mantiene al lector enganchado hasta el final… final apasionante e insólito, inesperado y sorpresivo. Una magnífica narración en primera persona… con saltos en el tiempo para poder conocer la historia personal de la víctima y la de cada uno de los sospechosos.

Paula Olmedo Latorre.

Es una chica a la que siempre le ha interesado el arte, en todas sus vertientes. Licenciada en Economía por la Universidad de Valladolid, dedica su vida profesional a la auditoría de subvenciones y a la consultoría fiscal. Es graduada en Danza española, habiendo cursado sus estudios en la escuela de danza Hermanas Bernal, en Valladolid.

Entradas destacadas
Entradas recientes